Auditoría General de la Nación

.

.


.

El viejo edificio del Instituto Biológico Argentino, hoy Auditoría General de la Nación, es uno de los ejemplos imponentes que quedan de una renovación privada trunca del entorno de la Plaza Congreso, que alcanzó a otros edificios igual de llamativos como el edificio La Inmobiliaria, la Confitería del Molino, la esquina academicista de Paraná y Rivadavia, y posteriormente el edificio en bloque del Senado de Hipólito Yrigoyen. Como era común en los palacios de esa época, el edificio lleva elementos del ente, organización u organismo que lo encargó, en este caso con frescos y techos de diseños florales y de animales, así como de los 4 Elementos universales en el Salón Eva Perón. Desde el exterior, se lo puede dividir en 2 partes: los primeros dos pisos de oficinas con mayor carga de detalles, columnas, esculturas y el balcón central abierto, y la segunda parte en la que originalmente funcionaron viviendas. Es coronado por un campanario que marca la hora mediante un sistema de relojería que maneja a dos esculturas que la golpean cada hora, la cual fue traída directamente desde Italia. La calidad de sus interiores incluyen las mejores marcas de la época (como los ascensores Orbis) y hoy es resultado de aproximadamente 15 años de remodelación, en lo que probablemente sea una de las mejores restauraciones de Argentina.

The old building of the Argentine Biological Institute, nowadays the Auditoría General de la Nación, is one of the main examples who still remains from the era of the unfinished completion of the blocks in front of the Congreso Square, who shared its imposing architecture with another buildings on the surroundings such as La Inmobiliaria, the Confitería del Molino, the building with the dome on the corner between Paraná and Rivadavia streets, and the huge block of the Senate on the Hipólito Yrigoyen St. As usual in that era, this building utilizes the elements of the entity, the ministery or the organization who built it, in this case several details of animals, flora, and the four elements of the world in the Eva Perón Lounge. On the facade, you may see two different parts: the first two floors of a venetian-italian style, and the rest of the building who once was residential. It is also crowned with a very sophisticated clock, brought directly from Italy, consisting on two sculptures kicking a big bell every hour. With the utilization of the best materials of its time, it’s now a result of almost 15 years of works to give its original magnificence in what it probably is one of the best restorations of Argentina.

.

.

.

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

View post on imgur.com

One Comment

  1. […] El viejo edificio del Instituto Biológico Argentino, hoy Auditoría General de la Nación, es uno de los ejemplos imponentes que quedan de una renovación privada trunca del entorno de la Plaza Congreso, que alcanzó a otros edificios igual de llamativos como el edificio La Inmobiliaria, la Confitería del Molino… (Seguir leyendo en la página de la Auditoría General de la Nación). […]

    2016-06-05
    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.