Caballito

A principios del Siglo XIX, un bar (o Pulpería, como se le llamaba) fue abierto por Nicolás Vila, en la manzana de Rivadavia, Emilio Mitre, Alberdi, y Víctor Martínez. En la puerta del local puso una veleta con un caballo. Años después, al estar de paso en el importante Camino del Oeste (que conectaba Buenos Aires con Santiago de Chile), se convirtió informalmente en la Pulpería del Caballito. Nicolás acababa de fundar, sin darse cuenta, lo que sería décadas más tarde el barrio uno de los barrios más poblados de la ciudad de Buenos Aires. En los terrenos de la tradicional pulpería está hoy otro ícono tradicional de Caballito: el Colegio Marianista, frente a la rampa de la Línea A de subterráneos. Este barrio es conocido por la gran concentración de población. La masiva cantidad de edificios, la consolidación de manzanas entre las décadas de 1950 y 1980, y el auge inmobiliario post-crisis del 2001 que están renovando, principlamente, las calles internas. Siempre fue un barrio extensamente transitado y de importancia para la ciudad, siendo el eje de la Avenida Rivadavia el más notable, y generando otros ejes paralelos como las avenidas Juan Bautista Alberdi y la exclusiva Pedro Goyena. Su pasado también llevó la exclusividad a las residencias, creándose pequeños paraísos arquitectónicos como el Barrio Inglés, la enorme cantidad de pasajes entre las avenidas La Plata y Jose María Moreno, y el Edificio La Feminil, un ejemplo academicista imponente entre las calles Rivadavia, Chirimay, y Puán. Caballito goza además de 3 grandes pulmones verdes: el Parque Centenario, la Plaza Irlanda, y el Parque Rivadavia. Con una identidad muy fuerte, es probable que Caballito se convierta, en un futuro cercano, en uno más de los puntos turísticos de la ciudad.

At the beginning of the 19th century, an immigrant from Genoa called Nicolás Vila opened a bar on the block that was between Rivadavia, Emilio Mitre, Alberdi, and Víctor Martínez. In front of the entrance door, he putted a weather vane with a metal sculpture of a horse. A few years later, this place was already known as the Pulpería del Caballito (translation: “The bar of the little horse”). He didn’t know it back then, but that he founded what was going to be one of the most populated neighborhoods of Buenos Aires (by the way, the translation of the name of the neighborhood, Caballito, is “Little Horse”). This neighborhood became massive with the construction boom from the 1950s to the 1980s., and then with the new buildings of the post-2001 crisis boom. The Rivadavia Avenue crosses this neighborhood and it is the avenue who cut the city in two: the north and the south. On the south of Rivadavia, the Goyena and Alberdi avenues are some of the most exclusive places of Caballito and from the whole city. On the inner Caballito, you may find a lot of passageways with exquisite architecture, like the English Neighborhood and some gorgeous buildings like La Feminil, that seems taken straight from a futuristic Paris.

.

.

.

.

 

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.